22 de mayo de 2013

"Invitación al Hombre", poetas contra la droga.

Fotografía de Elena Díaz Santana
Anatomía del temblor


I (en el frío)

Lloramos abrazados en la nieve,
temblamos
en la oquedad del alba
sin noche que nos bendijera
con el no ser del párpado.

Mi cuerpo no bastaba
para aliviar el hielo de tu piel,
para romper las saladas murallas
que rozaban tu herida.

Vibraba tu dolor en las lenguas oscuras
que apagaban tu sangre.

Y tus ojos,
velados,
eran ayer, eran no importa nada.

Mis labios fueron cuencos para tu sed antigua
y mi abrazo fue un nudo para asirte.

  
II (en la herida)

El camino que asciende
y esa asombrosa y nueva soledad.

Nadie nos advirtió de los abismos.

Solos tú y yo. Y la herida.

Y pájaros azules y salados
sobre su tierna orilla.

Nacer del propio cuerpo en el silencio
y obviar la desnudez.

  
III (en el silencio)

Dulcísima la luz,
amargo aún el canto en el silencio,
en el espejo desde el que nos mira
ese desconocido.

Vestido con la ropa del secreto
y las manos vacías
colgando inermes cerca del temblor.



IV (en la esperanza)

Tus ojos se han abierto a la noticia:
eres
y has roto las cadenas.

Caminas, aún convaleciente,
recortado en la incógnita belleza del futuro.

  

V (en el tú y tú)

Nadie te dijo que amarte fuera fácil.

  

VI (en el eres)

Y míranos ahora:
a pesar del miedo que afila nuestros labios,
hurgando en la palabra,
desgranando amapolas.

Y míranos ahora:
a pesar de la historia que muerde nuestros labios,
sellando la palabra,
aventando amapolas.

  
VII (en el tú y yo)

Nadie me dijo que amarte fuera fácil.


VIII (en el umbral)

Vuela.

Abro hoy mis manos manchadas de ceniza
y observo el titubeo de tu boca,
tu miedo ante el umbral.

La vida sabe. Y tú también conoces
el frío del invierno
y el abrazo asustado de no ser.

Vuela.

El tiempo es tuyo,
con sus horas de escarcha,
con el perenne eco que te habita
llamándote hacia el fruto venenoso,
hacia el triste rosal.

El tiempo es tuyo
cargado de esperanza,
nombrándote persona
despoblada de lágrimas,
susurrando en la sombra que ya eres
hombre de luz.

El tiempo son tus alas desplegadas
a pesar del secreto de las noches sin viento.
A pesar del temblor.

Vuela.

Y deja aquí las rosas

que brotaron calladas de tu piel.


Fotografía de Elena Díaz Santana

Gracias a la iniciativa de José Manuel Ferreira Cunquero, y a la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, el 27 de mayo de 2013 sale a la calle "Invitación al hombre, Poetas contra la droga". Los beneficios de su venta se destinarán, íntegramente, a Proyecto Hombre.


Los poetas participantes:
Antonio Colinas, Isabel Bernardo, Elena Díaz Santana, Asunción Escribano, J.M. Ferreira Cunquero, Luis Frayle, Quintín García González, J.A. González Iglesias, Ángel González Quesada, Tomás Hernández Castillo, Julio de Manueles,   Mercedes Marcos,   J. Amador Martín Sánchez,  Guy Merlín,   Nana Tadoun,  Mª Ángeles Pérez López,  José Luis Puerto,   José M. Regalado,   Emilio Rodríguez, José Frank Rosario, Antonio S. Zamarreño, Raúl Vacas Polo, Josefina Verde y yo misma, con mi poema "Anatomía del temblor". 





Fotografía de Elena Díaz Santana

José Manuel Ferreira Cunquero

Fotografía de Elena Díaz Santana.










No hay comentarios:

Publicar un comentario