19 de mayo de 2014

"Y llegará el día...", adiós a Josefa Sánchez Sousa.

Con Pepita en el Encuentro Literario que PentaDrama celebró con José Amador Martín Sánchez (2012)
Un cuadro de Pepita que cuelga en el recibidor de mi casa.

En El Savor, después de un recital de Isaura Díaz Figueiredo (2010)

En la Feria Municipal del Libro de Salamanca, leyendo uno de los textos incluidos en el libro "Encuentros y palabras", editado por PentaDrama.

Atenta, como siempre, a las lecturas de los demás compañeros.

En la presentación de "Encuentros y palabras", editado por PentaDrama.

Pepita recitando sus versos en Monterrubio, en el Paseo Poético organizado por Montse Villar, presidenta, en aquel momento, de ACOR.

Uno de los días más felices en la vida de Pepita: la presentación de su libro "Por eso escribo, por eso", en el Casino de Salamanca.


Y llegará el día
en el que el cerrojo del tiempo girará
y pasaré al otro lado.

Dormida, en silencio,
por días sin término.
Josefa Sánchez Sousa
"Por eso escribo, por eso"


El 19 de mayo fue ese día. Murió mientras dormía, en el silencio que tanto amaba, haciendo realidad sus versos y pasando al otro lado, a la Luz en la que ella creía firmemente.

(...)
Funde mi vida con otra Vida
y acógeme en tus brazos
por tiempo eterno.
Josefa Sánchez Sousa
"Por eso escribo, por eso"

Su sonrisa se queda entre nosotros. Y sus manos, de dedos largos y ágiles: dedos de artista de la aguja y del pincel.

Benditas mis manos,
obreras de mi mente,
tejedoras de ilusiones
que repartieron belleza
en blanco y en colores.

Ahora, cansadas, doloridas,
dibujan palotes
que me hacen feliz.

Benditas mis manos.
Josefa Sánchez Sousa
"Por eso escribo, por eso"

Sus palabras, en "Por eso escribo, por eso", un regalo para todos nosotros y su posesión más querida.

Porque mis sencillas palabras
rompen las paredes de mi mente para no morir
en la noche oscura.
Josefa Sánchez Sousa
"Por eso escribo, por eso"


Cuanto quería decirle quedó dicho en nuestras conversaciones telefónicas, siempre largas; la última, una semana antes de su muerte. Y el último beso en sus mejillas, el 29 de abril, cuando asistió a la presentación del poemario de Isabel Bernardo.

Nuestro beso secreto
permenacerá en el aire
y te acariciará siempre
aunque tú no me veas (...)
Josefa Sánchez Sousa
"Por eso escribo, por eso"

Guardo sus palabras como un tesoro.

La boca ensucia la palabra
si el corazón deforma las cosas.

La palabra ensucia la boca
si el corazón deforma las cosas.
Josefa Sánchez Sousa
"Por eso escribo, por eso"

Hasta pronto, Pepita. 

Quédate conmigo en mi noche larga,
dame tu calor que me falta abrigo,
derrama cantares que inunden mi alma,
no me dejes nunca.
Quédate conmigo.
Josefa Sánchez Sousa
"Por eso escribo, por eso"



Josefa Sánchez Sousa nació en Alberguería de Argañán (Salamanca), en 1922.
Fue una excelente modista y obtuvo varios premios en su faceta de pintora. Cuando se jubiló comenzó a escribir. Fue miembro de la Tertulia Literaria Atril (Ateneo de Salamanca, dirigida por Fernando Díaz Miguel), de Salamanca Letra Contemporánea y, hasta su fallecimiento, de la Asociación Cultural PentaDrama. Participó en recitales, programas de radio, paseos poéticos, en el Cielo de Salamanca, y sus poemas aparecen en diversas publicaciones conjuntas. En 2011, por iniciativa de Montse Villar, PentaDrama se hace cargo de la preparación y publicación del libro "Por eso escribo, por eso", que recoge una selección de sus poemas, pensamientos y relatos, y cuya portada es uno de sus cuadros. Fue uno de los momentos más importantes en su vida. Yen la mía también. 
El profesor de la USAL y poeta Antonio Sánchez Zamarreño prologó el libro; en sus palabras: "(...) En él ("Por eso escribo, por eso"), como en un buque acorazado, sigue nuestra amiga sondeando el misterio, cantando bajo el sol. Nosotros solo podemos darle las gracias a Quien nos la acercó a la vida y a quienes, ahora, nos la acercan a este libro. Me callo, pues, y la dejo hablar".
Pepita nos hablará siempre desde "Por eso escribo, por eso" y desde el recuerdo imborrable de su sonrisa.









3 comentarios:

  1. Gracias a la vida. Saludos Soledad

    ResponderEliminar
  2. !qué recuerdo tan bonito Sole! Cada una de las personas que la conoció, recuerda con una sonrisa a Pepita, porque sembró en nosotros su bondad y sabiduría. Fue un regalo que nos hizo la vida.
    ¡ qué honor el haberla conocido y el haberla compartido con tantos amigos poetas.!
    un beso. Elena Díaz

    ResponderEliminar
  3. ¡Se nos fue el alma mas poeta de Salamanca! Gracias Sole por este detalle hacia ella.

    ResponderEliminar