22 de enero de 2016

Tormenta nocturna






La balda tiembla, crujen los ensamblajes del mueble, crepitan las letras al caer sobre el lomo ajado de La celestina. La tormenta nocturna estremece los cajos de Quo Vadis, agita las hojas de Nostromo, deshace las tarlatanas de Siddhartha

Se atormentan sus pálidos cuerpos porque alguien ha encendido, otra vez, el maldito televisor.


© Soledad Sánchez Mulas




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada